Día 7 – Mansedumbre de San Judas Tadeo

Dios nos ha dado libertad y libre albedrío para tomar nuestras propias decisiones. Es importante tener conciencia de ello, pues Él no nos obliga a seguirle, pero siempre va a brindarle su bendición a quien por su cuenta, decida hacerlo.

Ser mansos ante Dios

Teniendo presente que Dios nos ha dado la libertad de seguirle, predicando sus palabras y practicando su estilo de vida, muchos creen que el hecho de arrodillarse, creer y bajar la cabeza ante Él, nos hace débiles o faltos de carácter, cuando esto es todo lo contrario. Somos fuertes, dichosos y bienaventurados por ser obedientes a las enseñanzas que nos ha dejado nuestro Señor, las cuales nos llenan de valor y humildad al tener fe en sus promesas de salvación.

San Judas Tadeo fue manso ante las enseñanzas de su Maestro Jesús pues tenía fe a sus promesas y sus palabras. Bajaba la cabeza no porque se le ordenaba, sino porque él decidía ser humilde ante la gracia de su Señor, por quien estuvo dispuesto a entregar la vida.

manso San judas

Mansedumbre como estilo de vida

Este santo fue un claro ejemplo de verdadero amor hacia sus hermanos y su maestro, sin dejar de lado la humildad plena que lo caracterizaba como santo. Es y será para nosotros, fiel testimonio de que con el amor de Cristo, todo es posible.

Jesús nos enseña a ser mansos, incluso Él, siendo el verdadero hijo de nuestro Dios Padre, mantuvo siempre la cabeza baja, con una actitud humilde, para ser vivo ejemplo de nuestra salvación.

Al finalizar tus peticiones, reza un Padre Nuestro y un Ave María, sin miedo pide por tu salvación, y serás favorecido por la gracia de Nuestro Señor.

Anuncios